Las banderolas publicitarias para decorar un acto promocional.

By 26 febrero, 2020 Mejor Comparo

A la hora de realizar un acto promocional o evento, hay una gran multitud de cosas que planificar, como la decoración, la organización del espacio, los stands, etc. Dentro de todos estos elementos, uno fundamental es el material publicitario. Mucho es lo que hay que estudiar antes de realizar cualquier acción de marketing, especialmente en este tipo de eventos. Por eso, cada detalle cuenta para diferenciarse de la competencia y conseguir llamar la atención del público. Entonces, entre la gran variedad de formas de publicitarse, una que destaca a la hora de realizar una campaña publicitaria en un evento es utilizar banderolas publicitarias.  

Su éxito se debe a que es capaz de captar la atención, incluso a grandes distancias, pero es importante tener ciertos factores en cuenta para conseguir con éxito este objetivo. Precisamente por eso, en este artículo hablaremos un poco más sobre las banderolas personalizadas para que las tengas en cuenta si tu empresa va a estar presente o va a organizar algún evento. Para ello, definiremos el concepto, hablaremos de sus características y daremos algunos consejos para realizar tu banderola y para elegir la mejor tienda de banderolas personalizadas.

Para comenzar, es importante tener claro qué es una banderola publicitaria. Este concepto podría definirse como una herramienta de comunicación consistente en un soporte de lona alargado donde se incorporan mensajes publicitarios. Entre sus características están: 

  • Son personalizables, es decir, cada empresa plasma el diseño que desea sobre la lona.
  • Existen distintos tamaños.
  • También, hay diversas formas, las más habituales son las banderolas en forma de lágrima, en forma de surf o rectangulares. Es importante tener en la forma a la hora de realizar el diseño para que se vea lo mejor posible. 
  • Se pueden adquirir con o sin base y, además, hay distintos tipos de base, como soporte de pared o base rueda de coche.

Ahora que ya sabemos qué es una banderola personalizada y cuáles son sus características, es interesante tener en cuenta algunas cosas antes de realizar la campaña.

Por una parte, el diseño. No solo es importante contar con un buen equipo de diseño, sino que también, es necesario que el departamento de marketing supervise la creación. Al final, el objetivo es que el posible consumidor se quede con la marca y, para ello, el marketing realiza múltiples estudios. Por eso, es necesario conocer a nuestro público objetivo y saber qué les llama la atención y qué les queremos transmitir, para adaptar así el diseño. Por ejemplo, según el color transmitiremos unas sensaciones u otras. Imaginemos que queremos reflejar pasión y atracción, el color rojo es el recomendable. Pero, si lo que deseamos es crear una sensación de lealtad y confianza, el azul es el color más indicado. Como puedes ver, hay muchísimos detalles que cuidar, de ahí la necesidad de que el personal de marketing esté presente en el proceso.

Otra consideración a tener en cuenta es el tamaño y la forma. Deben, por una parte, concordar con el diseño, y, por otra, tener el tamaño adecuado para conseguir captar la atención, pero sin llegar a ser demasiado voluminoso o incluso molesto.

Por último, es importantísimo tener en cuenta el presupuesto. Para ello, es interesante comparar entre las mejores empresas de banderolas y banderas publicitarias para elegir aquella que ofrezca unas mejores consideraciones. Y ya que hemos tocado este tema, es fundamental analizar lo que debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar una empresa de banderolas publicitarias

Aparte del precio, por supuesto, hay que considerar otros muchos factores. Por ejemplo, los costes de envío. Muchas veces estos costes son tan elevados en algunas empresas que, quizás barajando entre unas empresas y otras, una que ofrezca un producto más caro, pero sin gastos de envío puede terminar siendo más barata que otra que ofrezca mejores precios pero con unos costes de envío elevados. Al final, se trata de hacer un balance entre las distintas opciones. 

También, es interesante conocer las opiniones de otros usuarios para saber su experiencia y hacerse una idea de cómo trabaja la empresa.

Por otro lado, hay que ver si la empresa ofrece asesoramiento personalizado para asegurarnos de que vamos a obtener el resultado deseado. En el caso de las banderas publicitarias, al ser un producto tan personal y único, la comunicación con la empresa proveedora es vital. Deben entender nuestro proyecto y, al ser los expertos, puede aconsejarnos en cuanto a forma, tamaño, etc.

Para finalizar, hay que considerar otros factores, como las formas de pago, el tiempo de envío, si ofrecen garantías, descuentos, cancelaciones, etc. 

Al final, se trata de elegir aquella empresa que nos ofrezca un mejor presupuesto según  nuestras necesidades y deseos y cuyo servicio sea lo mejor posible. 

Entonces, una vez realizado el diseño y seleccionada la empresa que nos dará nuestras banderas personalizadas, ya solo basta colocarlas estratégicamente en el evento y, luego, medir los resultados.