Alternativas de Financiamiento para Pymes y Autónomos

By 12 julio, 2019Mejor Comparo

Sabiendo que el 95% de las empresas españolas son Pymes y que hay más de 3 millones de autónomos (la mayor cifra registrada desde hace 10 años), encontrar nuevas formas de financiación alternativas, que se adapten más a las posibilidades y necesidades de los que, a día de hoy, son el principal sustento de la economía española se erige como algo fundamental. 

Una empresa referencia en ofrecer estos servicios de financiación alternativa a la bancaria es DGF.

El objetivo principal de esta empresa es ofrecer financiación, alternativa a la bancaria, de forma ágil y sencilla, para la liquidez de la pequeña y mediana empresa. Algunas de las opciones de financiación de las que disponemos son:

  • Descuentos de Pagarés: El descuento de pagarés es una opción muy válida para aumentar el circulante de una empresa. La empresa (que tiene el pagaré con una determinada fecha de vencimiento) tiene la posibilidad de cobrar de manera anticipada un pagaré, mediante una deducción por intereses destinados a la empresa financiera. En resumen, permite a una empresa cobrar sus ventas de forma inmediata sin la necesidad de tener que esperar a la fecha de vencimiento de sus pagarés. 
  • Factoring Público: De la misma forma, el factoring público es otra manera de conseguir liquidez para las empresas. Lo único que hay que hacer es mostrar una factura pendiente de cobro con la administración y, mediante el descuento de intereses, la empresa financiera adelanta el pago de esas facturas pendientes de cobro.
  • Financiación de Proyectos: Todo proyecto necesita un impulso financiero y, empresas como DGF ofrecen a tu idea la posibilidad de recibirlo para que esta salga adelante. En contraposición a los bancos, se comprometen a ofrecer un mejor precio, una mayor agilidad en el proceso y el total compromiso de sus expertos, con los que podrás consultar en todo momento el estado de las operaciones y recibir asesoramiento en asuntos financieros. 

Cada vez son más las empresas (y autónomos) que entienden que este tipo de empresas de financiación se adaptan mucho más a sus necesidades, permitiendo, por un lado, disfrutar de mejores condiciones en el caso de la financiación de proyectos. Y, por otro lado, eliminar una de las mayores preocupaciones de toda persona que se dedica a una actividad económica, los impagos de sus clientes.

Como conclusión destacamos que, pese a que tradicionalmente los bancos han sido los únicos que contaban con la confianza de empresas y autónomos en todo tipo de asuntos financieros, la tendencia está cambiando.

Leave a Reply

22 + = 27