Skip to main content

Caldera de condensación: Ventajas y desventajas

By 12 julio, 2021Mejor Comparo

Las calderas de gas son uno de los equipos de calefacción más utilizados hoy en día, atendiendo a los diferentes modelos que ofrece el mercado. Se trata de unos aparatos que se encuentran conectados a la instalación de gas, proporcionando así calefacción y en muchos casos agua caliente sanitaria.

Se pueden distinguir diferentes tipos de calderas de gas según su forma de instalación, su precio y el ahorro que proporcione. Entre los diversos tipos que existen, cabe destacar las calderas de condensación. Este tipo de calderas tienen un alto rendimiento, ofreciendo una eficiencia energética óptima. Aprovechan el calor de la condensación existente en el humo de la combustión y cuenta con una ventaja añadida, reutilizar la energía que el vapor de agua genera cuando se produce la combustión del gas.

¿Por qué debo cambiar la caldera?

Aunque no hay una regla matemática que nos diga cuánto dura una caldera, es conveniente que la cambiemos cada “x” años, ya que el mercado va lanzando nuevas calderas que constan de una tecnología más avanzada, provocando así un aumento de la eficiencia, la cual contribuirá a conservar el medio ambiente, dado que la cantidad de gases de efecto invernadero que emiten las calderas más recientes es inferior.

¿Es obligatorio instalar una caldera de gas de condensación? 

En el Real Decreto de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE) de abril de 2013 se establecen los requisitos que deben cumplir las calderas a la hora de instalarse en una vivienda. La normativa señala que en cualquier tipo de obra nueva se debe instalar una caldera de condensación, no obstante, si se va sustituir una caldera vieja por una nueva, habrá que tener en cuenta el tipo de instalación y vivienda antes de elegir el tipo de caldera.

En 2015, se aprobó la normativa europea ErP, la cual establece que sólo se pueden comercializar y fabricar calderas de condensación. Esta normativa está principalmente enfocada en la ecología y la sostenibilidad.

¿Cómo funciona una caldera de condensación?

Las calderas de condensación funcionan mediante gas o gasoil. El proceso consiste en extraer el calor de los gases residuales y condensar el vapor de agua, el cual se transforma en agua líquida y recupera así su calor latente de vaporización. Las calderas de condensación ofrecen una alta eficiencia gracias a que recuperan el calor de la condensación que se produce en el valor de agua de los gases de escape. 

La eficacia del proceso de condensación dependerá de la temperatura que tenga el agua al volver a la caldera. En Somgas puedes encontrar a los mejores especialistas del sector en instalación y mantenimiento con un servicio que se encuentra activo las 24 horas del día y los 365 días del año.

Ventajas de las calderas de condensación

  • Alta eficiencia energética
  • Reducción de las emisiones contaminantes
  • Mayor ahorro en la factura del gas
  • Más silenciosas
  • Mejor rendimiento 

Desventajas de las caderas condensación

  • Necesidad de realizar una mayor inversión
  • Necesidad de instalar un desagüe
  • Requerimiento de una salida de humos